Maní Boliviano

Maní Boliviano

Las diferentes especies de maní boliviano se caracterizan por su vistosa forma, su inigualable sabor y especialmente por sus beneficios que, lejos de erosionar la tierra, contribuye al equilibrio del ecosistema y la rotación de cultivos.

Variedades de Maní

Maní Overo

Es la estrella de los maníes bolivianos. Único en el mundo. Ingrediente básico para la gastronomía y confitería.

Calibres Conteo Onza
I 20 - 37
II 38 - 44
III 45 - 60

Maní Bayo

deal para confitería y repostería. Se usa para elaborar pasta y mantequilla de maní.

Calibres Conteo Onza
I 20 - 37
II 38 - 44
III 45 - 60

 

Maní Colorado

Ideal para comerlo tostado. Tiene un “bronceado” apetitoso y es muy crocante. Se caracteriza por tener un grano grande y de hermosa forma.

Calibres Conteo Onza
I 20 - 37
II 38 - 44
III 45 - 60

 

Maní Chiquitano

Se usa tanto para la gastronomía como para la confitería. Se puede comer como snacks salados, confitados o recubiertos. Tiene un balance perfecto de ácidos.

Calibres Conteo Onza
I 20 - 33

 

Maní Guano

Ideal para transformarse y mezclarse con otros granos. Es útil para procesar snacks o maní de repostería. Especial para la industria de chocolate, de fácil recubrimiento en forma de grageas.

Calibres Conteo Onza
I 63 - 75

 

Origen del Maní

Bolivia la cuna del maní

Zonas productoras de maní en Bolivia, Agrinuts

El maní que se comercializa en todo el mundo, es el resultado del cruce natural de dos especies silvestres originarias de Bolivia. El maní es un producto natural que contribuye al equilibrio ecológico. (LEAD destacado).

En los años 70, un grupo de investigadores internacionales descubrió en la comunidad de Ipa, Villamontes, en la región del Chaco, el origen del maní.

En Bolivia existen más de 60 diferentes especies endémicas de maní. Cada una de ellas se caracteriza por su gran poder nutritivo, sus vistosas formas y su inigualable sabor.

A diferencia de muchos países que tienen plantaciones de maní ubicadas en determinadas regiones, en Bolivia se cultiva en casi todas las regiones sub tropicales y montañosas. En Bolivia el maní es producido por cerca de 14 mil familias en una extensión aproximada de 12 mil hectáreas.

En la región del Chaco, una de las más pobres de Bolivia, cultivan el maní centenares de pequeños agricultores que, con mayor información y potenciales mercados, están desarrollando nuevas formas de producción y oportunidades de vida.